jueves, mayo 10, 2012

Tranquilos todos con Bankia

Es tan inútil el menda,
tan leve su convicción,
que, aun llevando la razón,
entran las ganas tremendas
de pensar que en la trastienda
de estas cajas ejemplares
urden juegos malabares
con tu exigua pasta gansa
en la oscura conchabanza
de sus dares y tomares.